Estoy herido y confundido, pero tengo miedo de salirme…

Mountain Trees

.:ESTOY HERIDO Y CONFUNDIDO, PERO TENGO MIEDO DE SALIRME

“Aún soy un testigo de Jehová, a pesar de que ya no creo más en esto. Estoy tan herido y confundido, no sé en quién creer o en quien confiar. Estoy pensando en presentar mi carta de disociación, pero tengo miedo de tomar la decisión equivocada y perder mi oportunidad de vivir para siempre en el paraíso en la tierra después del Armagedón. A pesar de todo lo que he visto y experimentado, lo cual me hace creer que esta religión no es “la verdadera,” todavía sigue en mí la pregunta persistente, ¿y si los testigos de Jehová están en lo correcto y todo esto es un ataque de Satanás para que deje a Jehová?”Tammie

NUESTRA RESPUESTA:

Hola, mi nombre es Tammie. Si has llegado hasta este punto, es posible que te sientas abrumado y profundamente preocupado con respecto a qué hacer con toda aquella información que has descubierto en tu búsqueda de la verdad. Sé por lo que estás pasando. Yo crecí como una testigo de Jehová y pasé más de 30 años en la organización. Estuve activa en la escuela ministerial desde que tenía 7 años de edad. Fui precursora con mi madre y nuevamente, como adulta, por 4 años. Durante ese tiempo tuve un promedio mensual de 10 estudios bíblicos en hogares y, eventualmente, vi a 5 miembros de estos hogares ser bautizados. Trabajé en proyectos de construcción de salones de reuniones, recorrí las instalaciones en Nueva York, y en una ocasión di un discurso en la asamblea. Eduqué a mi hijo para ser un testigo de Jehová ejemplar, quien dio su primer discurso público a los 5 años e hizo trabajo de precursor a los 14. Se podría decir que yo era una “testigo de Jehová entre los testigos de Jehová.” Aún así, yo también llegué al lugar en el que tú te encuentras ahora.

Pero, ¿qué tal si todo esto es una ilusión?
Quizá estés lidiando con el pensamiento: “…Pero, ¿qué tal si todo esto es una ilusión? ¿Podría ser que el demonio me esté guiando a obtener información en contra de los testigos de Jehová para que le dé la espalda a Jehová?” A pesar de todo lo que has descubierto y que todas tus oraciones han sido milagrosamente contestadas, luchas con la posibilidad de ser engañado. ¿Has sido tú un peón involuntario en el juego del diablo para engañarte y hacerte abandonar a los testigos de Jehová? ¿Tienes esa sensación persistente de que tal vez, a pesar de toda la evidencia en contrario, los testigos de Jehová están en lo correcto, y los demás están equivocados?

Mi querido amigo, lo que estás experimentando es normal. Son los “dolores de parto,” señalando el nacimiento inminente de tu mente. Por mucho tiempo no has pensado por ti mismo (quizá nunca, si es que fuiste criado como un testigos de Jehová). El pensar y razonar es algo completamente nuevo para ti y es muy incómodo. Has dependido de alguien más para que te diga cómo pensar, cómo interpretar las escrituras, cómo caminar, cómo hablar y cómo vestirte. Ahora estás siendo guiado por el Espíritu de Dios. En realidad tienes una conciencia y te está dando algunas convicciones muy fuertes. Te has embarcado en un territorio amedrentador. Tu mundo se está desmoronando con cada Escritura que lees. Estás hambriento de cualquier cosa que revele la Palabra de Dios de una manera más clara. Incluso tu Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras se te ha abierto con Escrituras que nunca antes te percataste que estaban allí. ¿Qué te sucede? ¿Te estás volviendo loco? No, estás a punto de creer

Mi camino a Damasco
Yo sé que nada te gustaría más que tener una experiencia del tipo “camino a Damasco.” Eso es lo que yo también quería. Quizá puedas tener una, pero Jehová es muy capaz de establecer los hechos sin hacer de ello algo dramático. Él proveerá las respuestas que necesitas para darte la fe que te hace falta. En mi caso, sucedió el día en que estuve orando por respuestas claras e inconfundibles, orando sin parar, como si mi vida dependiera de eso (lo cual era verdad). Fue entonces cuando alguien en mi oficina me envió un “devocional diario.” Dio la casualidad que era Mateo 7:15: “Guárdense de los falsos profetas…”

Al principio pensé que Jehová estaba jugando conmigo, porque después de todo ese tiempo intenso de oración, lo menos que esperé fue oír una voz del cielo. Le dije a Jehová: “Esta no es una respuesta…Tengo que saber quién está en lo correcto y quién está equivocado, ¡y tengo que saberlo hoy mismo!” Luego, de la nada, me vino a la mente la Escritura de Deuteronomio 18:22:  “…cuando hable el profeta en nombre de Jehová y la palabra no suceda ni se realice, esa es la palabra que Jehová no ha hablado. Con presunción la habló el profeta. No debes atemorizarte de él.” Allí estaba, tan evidente como mi nariz en mi cara…1914, 1975 y todas aquellas falsas profecías antes y durante de este tiempo. Sólo se necesita una profecía falsa para crear un profeta falso. No necesitaba más “pruebas.” Ahora sabía quién estaba en lo correcto y quién estaba equivocado.

Creer para ver
Habrás escuchado “Ver para creer,” pero me parece interesante que Pablo, antes de que pudiera ver la verdad tuvo que estar ciego. En la historia de la experiencia de su conversión, él creyó antes de que pudiera ver. 2 Corintios 4:4 dice que Satanás ha cegado las mentes de los incrédulos para que la verdad acerca de Jesucristo no pueda ser vista. ¿No es interesante que la incredulidad viene antes de la ceguera? Por lo tanto, la ceguera es un resultado de la incredulidad.

En una discusión con un pastor, este me dio una fórmula para “ser salvo.” Yo no la entendía, ni tampoco poseía fe del tamaño de una semilla de mostaza. Todavía no entiendo porqué seguí adelante con eso. Recuerdo que fui a un lugar solitario bajo un puente en nuestro vecindario. Hice algo completamente contrario a mi formación y totalmente extraño para mi mente lógica. Primero, le pedí a Jehová que me perdonara porque lo que iba a hacer implicaba orar a “Jesús” y yo sabía que el orar a Jesús era malo. En aquel entonces pensaba que lo sabía todo. Lamentablemente, yo estaba ciega y no lo sabía (lee Apocalipsis 3:17). Aún así, estaba dispuesta a creer, de mala gana, en algo que no podía entender.

Desde ese momento comencé a crecer de manera exponencial en mi relación con Dios. Las puertas se abrieron, el entendimiento se me vino como un torrente de todas las direcciones. ¡Fue como si mis ojos se hubieran abierto y pudiera ver por primera vez! Entre más creía, más veía. Satanás no tiene poder para cegar al creyente. No tenía que entender todo para poder creer, porque creer es un acto de mi voluntad y una confesión humilde desde el corazón, la cual hice en contra de todo aquello que mi mente creía que era lo correcto. El entendimiento, el poder ver y el discernimiento son obra del Espíritu de Dios que mora dentro de mí.

La capacidad de ver es obra de Dios, no mía. Es la bendita consecuencia de creer. Creer es responsabilidad tuya. Una de las primeras escrituras que descubrí en mi Traducción del Nuevo Mundo, poco después de mi tiempo abajo del puente, fue Juan 6:28-29: “¿Qué haremos para obrar las obras de Dios? En respuesta, Jesús les dijo: Esta es la obra de Dios: que ejerzan fe en Aquel a quien Ese ha enviado.” Toda mi vida trabajé muy duro para hacer lo que yo creí eran “las obras de Dios” y fallé en realizar la única obra que importa, creer en Jesucristo.

Si te encuentras en un viaje similar, por favor, ten por seguro que no estás loco y que tampoco estás sólo. A veces ayuda leer historias de otros que han pasado por lo mismo y poder conversar con otros.  Puede que también encuentres de mucha ayuda los siguientes enlaces en nuestro sitio Web.

Para obtener mayor información, lee:

bullets ¿QUÉ ES LA VERDAD?

bullets ¿ES LA SOCIEDAD WATCHTOWER FIEL Y DISCRETA?

bullets CONVERSACIONES CRISTIANAS CON TESTIGOS DE JEHOVÁ — Respuestas Bíblicas a preguntas que hacen los testigos de Jehová

bullets PREGUNTAS FECUENTES ACERCA DE DEJAR LA WATCHTOWER

bullets PREGUNTAS FECUENTES ACERCA DE DETERMINANDO LA VERDAD

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Portugués, PortugalChecoRusoInglés