¿Qué es la Verdad?

PDF

PDF

Un rasgo común en la religiones que declaran ser la única forma para llegar a Dios, es el recopilar una lista de requisitos únicos que ellos creen que comprueba que son la única religión verdadera. Por ejemplo, los mormones editaron un folleto para los futuros conversos titulado “17 puntos de la única iglesia verdadera”. Ya que la iglesia mormón es la única iglesia que declara cumplir con todos los 17 requisitos que ponen en una lista en su folleto, los mormones creen que uno no puede obtener la salvación en el nivel más alto de gloria si está lejos de unirse a su iglesia.

Los testigos de Jehová no son nada diferentes a los mormones en este aspecto. En muchos de los folletos diseñados para atraer a posibles conversos a su religión, la Watchtower imparte una lista única de criterio para determinar lo que ellos llaman “la Verdad”. Para los testigos de Jehová, este criterio comprueba que la organización Watchtower es la única religión cristiana verdadera en la tierra hoy en día.

¿COMPRUEBA EL CRITERIO DE LA WATCHTOWER QUE ES LA ÚNICA RELIGIÓN VERDADERA?

A continuación hay una lista del criterio que la Watchtower da para determinar la “única religión verdadera”. Esta lista en particular se encuentra en las páginas 26-27 de la publicación de la Watchtower de 1996 titulada ¿Qué exige Dios de nosotros?:

  1. Evitar guerras y la política
  2. Evitar días festivos paganos
  3. Rechazar la doctrina de la Trinidad
  4. Rechazar la inmoralidad del alma y del infierno
  5. Predicar el Reino
  6. Proclamar el nombre “Jehová” para Dios

La Watchtower afirma que este criterio comprueba que su religión es la única religión verdadera pero, ¿es este criterio único de la organización Watchtower? Nuestra investigación revela que este criterio no lo es, ya que las siguientes religiones también aceptan estas doctrinas:

  • Las Asambleas de Yahwéh
  • Las Asambleas de los llamados de Ya
  • Casa de Yahwéh
  • Las Asambleas de YHWH Yeshua
  • Los Christadelfianos

Ya que la Watchtower declara que sólo existe una religión cristiana verdadera, ¿cómo puede probar su criterio para determinar “la Verdad” que es la única religión verdadera, cuando otras religiones también satisfacen este criterio?

¿QUIÉN ES LA VERDAD?

Mientras que es importante creer las enseñanzas de la Biblia para así poder entrar en “la Verdad”, la Biblia no señala a una religión u organización religiosa en particular para ser “la Verdad”. De lo contrario, señala a una Persona, en lugar de una religión para ser “la Verdad”. En Juan 14:6, Jesús proclama “Yo soy…la verdad”, y en su oración al Padre, Él dice: “Santifícalos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad” (Juan 17:17, Traducción del Nuevo Mundo – TNM). ¿Quién es la “Palabra” viviente que es “Verdad”? Juan 1:14 nos dice: “…la Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito de parte de un padre” (Juan 1:14, TNM). No tan sólo miramos a Jesús siendo identificado en la Escritura como “la Verdad”, ¡sino que también Él proclama en Juan 5:39-40 que toda la Escritura fue escrita para “dar testimonio” de Él!

El apóstol Pedro no dijo “a que” nos iremos. ¡No! Él dijo, “Señor, ¿a quién nos iremos? [Jesús] tienes dichos de vida eterna” (Juan 6:68 TNM). Él reconoce que con la venida de Cristo, el arreglo de Dios cambió de operar a través de una organización (el sistema judío), a obrar directamente a través de su Hijo Jesucristo (Hebreos 1:1-2) y los consejos de su Espíritu Santo (Juan 16:13). Ya no necesitamos una organización sacerdotal para llevarnos a Jehová Dios, ahora tenemos acceso directo por medio de Jesucristo como nuestro único “Sumo Sacerdote” y “Mediador” entre nosotros y Dios (Hebreos 7:25-26; 2 Timoteo 2:5).

¿LA WATCHTOWER GUÍA A LAS PERSONAS A “LA VERDAD”?

En lugar de guiar a las personas a “la Verdad”, la Watchtower se coloca en el lugar de Cristo al proclamar: “Jesucristo, no es el Mediador entre Jehová Dios y toda la humanidad. Es el Mediador entre su Padre celestial, Jehová Dios, y la nación del Israel espiritual, que está limitada a solamente 144.000 miembros.” (Seguridad mundial bajo el “Príncipe de Paz”, 1986, p.10) En vez de animar a los testigos de Jehová a ir sólo a Jesús para obtener “la Verdad” y la “vida eterna” (Juan 10:28; 14:6), la Watchtower proclama que su organización es “la Verdad” y le dice a los testigos de Jehová que uno debe “venir a” él “para recibir la salvación”. (La Atalaya, 1 de julio 1982, p.21). La Watchtower afirma “no hay otro lugar adonde ir para conseguir el favor divino y vida eterna” (La Atalaya, 15 de noviembre 1992, p. 21), pero nada puede ser más lejos de la verdad.

La Watchtower no nada más excluye a los testigos de Jehová de la vida eterna al evitar que ellos vayan a Jesús como su “mediador”, sino también los acorta de la aprobación de Jehová cuando les dice a los testigos de Jehová que el “nuevo pacto” no se aplica a ellos y que no se les permite ser “adoptados” a la familia espiritual de Dios (La Atalaya, 1 de febrero 1998, pp.19-20). Romanos 8:8-9 proclama que a menos que uno tenga el Espíritu de Dios, el cual uno recibe sólo a través de la “adopción” (Romanos 8:14-16), uno no puede “agradar a Dios”, y tampoco “es de Cristo”. Por lo tanto, ¡la enseñanza de la Watchtower deja a cada testigo de Jehová sin ninguna esperanza de obtener el favor divino o la vida eterna!

¿DIOS SIEMPRE GUÍA A TRAVÉS DE UNA ORGANIZACIÓN?

Un rasgo común de las religiones falsas es de colocarse a si mismos como el “mediador” entre sus seguidores y Dios. Ya sea que estemos hablando de los mormones con su profeta Joseph Smith y profetas subsequentes, el islam con su profeta Mohammed, la nueva era con sus gurús y guías de espíritus, o los testigos de Jehová con su tan llamada organización “esclavo fiel y discreto”, la táctica de satanás siempre es la misma: Convencer a las personas que ellos no pueden recibir comunicación directamente de Dios y que requieren mirar a los líderes humanos para obtener consejo y apoyo espiritual. Pero la Biblia dice: “Y en cuanto a ustedes, la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les esté enseñando; antes bien, como la unción de él les está enseñando acerca de todas las cosas, y es verdad y no es mentira, y así como les ha enseñado, permanezcan en unión con él” (1 Juan 2:27, TNM). No necesitamos una organización que nos “enseñe” la verdad espiritual, pues tenemos a Cristo y la “unción” de su Espíritu para guiarnos. Así como los cristianos del primer siglo, el Espíritu Santo de Dios es el que nos “guiará” en “toda la verdad” (Juan 16:13).

En contra de las declaraciones de la organización Watchtower, cuando miramos la Escritura, observamos que no existió nigún “cuerpo gobernante” en Jerusalén para guiar a los seguidores de Jesús del primer siglo. Las congregaciones e individuos eran guiados directamente por medio del consejo del Espíritu Santo, así como lo demuestran los siguientes pasajes de la Escritura:

  • En Hechos 13:2-4, observamos al Espíritu Santo mandando a la congregación de Antioquía a enviar a Saulo (Pablo) y Bernabé en su primer viaje misionero sin ninguna aprobación de un “cuerpo gobernante” en Jerusalén.
  • Cuando regresaron de su viaje misionero en Hechos 14:26-28, ellos no se reportaron a un “cuerpo gobernante” en Jerusalén, sino que en lugar de eso, se reportaron a la congregación en Antioquía, la cual los había enviado.
  • De la misma manera, en Hechos 18:22, observamos a Pablo y Silas regresando del segundo viaje misionero de Pablo, no al “cuerpo gobernante” en Jersualén, sino a la congregación en Antioquía. En Hechos 18:23 Pablo volvió a salir en su tercer viaje misionero de esta misma congregación. Si existió un “cuerpo gobernante” en Jerusalén, ¿dónde estaba su liderazgo en todo esto?
  • ¿Quién comisionó a Felipe en Hecho 8:5 a predicar en la ciudad de Samaria? No fue hasta el versículo 14, que los “apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios”. En Hechos 8:26, 29 y 40, leemos que el Espíritu Santo es el que mandó a Felipe a los territorios en los caules él predicó.
  • ¿Quién evitó que Pablo y Silas predicaran en Asia en Hechos 16:6-7? ¿Fue un “cuerpo gobernante” en Jerusalén o fue el “Espíritu de Jesús”?

Tal como se puede observar de los pasajes anteriores, fue el Espíritu de Cristo (el Espíritu Santo) quien ordenó el trabajo de predicación de los cristianos del primer siglo, pero ¿qué hay de los pasajes a los que recurre la Watchtower para apoyar sus opiniones de un “cuerpo gobernante” en Jerusalén? En Hechos 15, Pablo y Bernabé fueron con los apóstoles y ancianos en Jerusalén para resolver un altercado relacionado a la circuncisión de los cristianos no judíos, y en Hechos 16:4, Pablo y Silas dieron los “acuerdos” que los apóstoles y los ancianos en Jerusalén habían determinado. ¿Comprueba esto que existió un “cuerpo gobernante” en Jerusalén? No, no lo comprueba.

Si observamos cuidadosamente en Hechos 15:1-2, vemos que el altercado surgió cuando hombres del área de Jerusalén (i.e., Judea) habían llegado con la congregación en Antioquía y proclamaron que estos creyentes debían ser circuncidados de acuerdo a la costumbre judía. ¿Es de extrañarse que ellos fueran a Jerusalén para resolver el altercado que había sido causado por hombres de esa área? En Hechos 16, estos “acuerdos” que Pablo y Silas estaban dando tenían que ver con la decisión que se había acordado con respecto a la circunsición. No existe ninguna indicación que estos “acuerdos” implicaban cualquier otro asunto. Por lo tanto, vemos que no existe ningún fundamento para la declaración de que se necesita de una “organización” para guiar al pueblo de Dios hoy en día.

¿QUIÉN ES ENTONCES EL “ESCLAVO FIEL Y DISCRETO”?

En Mateo 24:45-51, Jesús describe a dos tipos de esclavos (o siervos) que fueron puestos a cargo de las posesiones de su señor mientras que éste estaba fuera. Al regresar su señor, a un siervo se le encontró ser “fiel” y fue recompensado al ser nombrado sobre “todos” los bienes de su señor. El otro siervo demostró ser infiel en sus deberes y cuando su señor regresó, fue echado con los hipócritas. El punto de la parábola de Jesús es que todos nosotros debemos esforzarnos para ser “fieles” a nuestro Señor para que cuando nuestro Rey Jesús venga por su pueblo, Él nos encuentre “fieles” y nos recompense con más autoridad y responsabilidad. Nada en este pasaje indica que el “esclavo” fiel está hablando proféticamente de una organización que sería “nombrada” sobre los bienes de Jehová. Por el contrario, así como cualquier individuo puede formar parte del grupo del “esclavo” malvado al serle infiel a Dios, así también cualquiera puede formar parte del grupo del “esclavo” fiel al ser fiel en sus labores dadas por el Espíritu Santo.

Efectivamente, nosotros ponemos nuestras almas en gran peligro si encomendamos nuestro destino eterno en las manos de líderes humanos para obtener seguridad espiritual. La Biblia dice: “¡Maldito el hombre que confía en el hombre! ¡Maldito el que se apoya en su propia fuerza…!” (Jeremías 17:5). El único al que debemos mirar para obtener la vida eterna y Verdad espiritual es Jesucristo. Él declara: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie llega al Padre sino por mi.” (Juan 14:6)

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Portugués, PortugalChecoItalianoInglésSpanish